No entres dócilmente en esa buena noche

Es tarde en la noche y estoy tumbado en la cama de mi cuarto, en Montevideo. Tengo mejor semblante que hace una semana o al menos eso noté hace un rato cuando me miré al espejo. Han transcurrido ya algunos días desde que me rechazaron la visa de trabajo para Nueva Zelanda y he pasado [...]